martes, 27 de mayo de 2008

MICROFONOS


PROBANDO, PROBANDO… (1)
Tipos y tipos de micrófonos.


—Un, dos… ¿Se me escucha?... Sssí… Nnno…

¿Cuántas veces habrás repetido estas palabras delante del micrófono para comprobar si funcionaba?

El micrófono, ese mágico y misterioso elemento, es uno de los más importantes en una emisora de radio o estudio de producción. Es el encargado de recoger y entregar tu voz a los que están detrás del receptor.

Vamos a conocerle mejor, para que pierda el misterio, pero no la magia.

Un micrófono es un “transductor”, es decir, transforma una energía (acústica) en otra (eléctrica). Inversamente a lo que hace un altavoz, que transforma la eléctrica en sonido.

Aunque hay muchas clases de micrófonos, el funcionamiento de todos es similar. Nuestra voz produce una serie de vibraciones que ejercen presión sobre un dispositivo que se encuentra dentro del micrófono (una membrana similar al tímpano de nuestros oídos). Estos dispositivos, dependiendo del tipo (un electroimán, un condensador, etc) transforman estas variaciones sonoras en electricidad.

Los tipos de micrófonos más comunes son estos dos:

Dinámicos: La mayoría pertenecen a este grupo. No necesitan ningún tipo de alimentación eléctrica, se conectan al equipo y funcionan. Son económicos y resistentes.


De condensador: Necesitan alimentación de +48V, conocida como fantasma (phantom). Para usar este tipo de micrófonos necesitamos una consola que tenga esa función. Estos micrófonos son mucho más sensibles y suelen usarse para grabaciones profesionales. Y como siempre, lo bueno cuesta más dinero.


Además de esta primera división, los micrófonos también se pueden clasificar por su directividad, es decir, la dirección desde la que captan mejor el sonido.

La mayoría son de patrón cardioide (en forma de corazón), aunque también se usan los bidireccionales (captan a dos locutores, uno frente al otro, con igual intensidad) y los omnidireccionales (captan circularmente, alrededor del micrófono, con igual intensidad).


Llegados a este punto, te estarás haciendo la pregunta del millón: ¿qué micrófonos uso en mi radio? Pero esa la responderemos en el próximo radioclip.


PROBANDO, PROBANDO (2)
¿Cuál micrófono es el más adecuado para usar en tu emisora?


En el anterior radioclip dejamos pendiente esta pregunta: ¿Qué micrófonos debería usar en mi radio?

Como dice la canción, depende, todo depende. ¿Depende de qué?


► DEL USO QUE LE VAYAS A DAR…

Para el estudio de salir al aire (cabina master)
Se suelen usar micrófonos dinámicos. Generalmente, son los más baratos y el sonido es bastante bueno.

Hay emisoras que usan micrófonos de condensador, pero eso obliga a tener bien insonorizada la cabina. La ventaja con este tipo de micrófonos es que puedes colocar uno en el centro y que los locutores e invitados hablen alrededor.

Para el estudio de producción
Lo preferible es que los locutores y locutoras usen micrófonos dinámicos. Estos dan mayor cuerpo y presencia a la voz.

Los micrófonos de condensador omnidireccionales te servirán para las escenas de los dramatizados. Te permiten hablar en torno a ellos y que los actores y actrices se muevan tranquilamente. Son micrófonos más sensibles.

Los de condensador son también ideales para jugar con planos y grabar, por ejemplo, situaciones en la que un actor llega desde lejos al centro de la acción (de tercer a primer plano).

Para los reporteros
Actualmente, las grabadoras digitales sustituyen a las de casete, pero en ambos casos no conviene usar el micrófono que traen incorporado.

Es mejor usar uno externo dinámico. Son más resistentes y menos delicados que los de condensador. Acuérdate de colocarle una espuma o filtro anti vientos.


► … Y DEL DINERO QUE TENGAS DISPONIBLE

No basta con tener buenos programas, también el oyente nos elegirá por lo bien o mal que se nos escucha. Por eso es aconsejable invertir en un buen micrófono.

Dinámicos

Si cuentas con suficiente dinero, puedes comprar un par de Sennheiser MD421. Unos US$ 500 cada uno. Te servirán para la cabina master y para las locuciones en el estudio de producción. Otras dos buenas opciones de similares precios son el Shure SM7B y el clásico Electrovoice RE20.

Entre los micrófonos económicos, el rey de la categoría es el Shure SM58. Un micrófono clásico que te sacará de mil apuros por tan sólo US$ 125.


Otra opción similar en calidad y precio es el Sennheiser E835.


Condensador

Los Shure o Neumann seguro que escapan a tu presupuesto (alrededor de US$1000), pero la marca Behringer tiene varios modelos sobre los US$250. Uno de ellos es el B2Pro.

Y ahora que tenemos los micrófonos… ¿cómo usarlos?


PROBANDO, PROBANDO (3)
¿Cuál es la forma correcta de usar un micrófono?


Los micrófonos son las principales herramientas de trabajo de locutoras y locutores.

En anteriores radioclips hemos visto sus características y los modelos más útiles para cada situación.

Pero, ¿conoces la manera más adecuada de usarlos y cuidarlos? El secreto esta en cumplir con el…


Decálogo del buen micrófono


1 - Distancia
Además de una norma de locución, este es un buen consejo para cuidar nuestros micrófonos. No debes hablar a menos de cuatro dedos de distancia.

Hablar más cerca, hará que el sonido llegue saturado a la consola e irá deteriorando la cápsula del micrófono más rápidamente.


2 - Golpes
Al igual que para saber si estamos dormidos o despiertos nadie nos golpea duramente la cabeza, para probar si el micrófono está encendido no es necesario golpearlo.

Esta mala maña, frecuente en muchos locutores y locutoras, disminuye el tiempo de vida útil de nuestro fiel amigo, el micro. Así que, ¡trátalo con cariño!


3 - De “juguete”
No podemos pretender hacer programas de radio con buena calidad técnica grabando con micrófonos destinados a otros fines.

Los que traen las computadoras son para hablar por el Chat. Los que regalan por la compra de un equipo musical doméstico son para lucirte con el Karaoke. Estos son micrófonos de “juguete”.

Es cierto que hay plugins como Antares que, una vez grabado un sonido en la computadora, lo pueden modular y mejorar su calidad. Pero nunca sonará como cuando grabaste con un buen micrófono.


4 - Incorporados
Si los sonidos que recoges con la grabadora portátil van a ser transmitidos por la radio, usa siempre un micrófono externo.

Es probable que tengas que adaptar un cable ya que las entradas de micro de las grabadoras de reportero son del tipo mini-plug.

Muchas grabadoras de este tipo, tanto de casetes como las digitales, traen un pequeño micrófono incorporado. No es aconsejable usarlos (salvo en emergencias) porque recogen todo el ruido del ambiente y añaden otras interferencias.


5 - Entradas y Conectores
En muchos casos, por falta de presupuesto, conectamos el micrófono directamente a la computadora. Estas entradas no están preparadas para trabajar con micrófonos “de verdad”, a no ser que tengan una tarjeta de audio profesional.

Por eso, lo recomendable es usar una consola y conectar su salida a la computadora. Por menos de $100 hay varios modelos disponibles en el mercado.



Todas las consolas tienen canales para micrófonos con conectores XLR (Canon). Son estos los que debemos usar y no los de tipo “plug”. Y si además tu consola tiene entradas balanceadas, compra un cable para este tipo de conexiones ya que meten menos ruidos a la grabación.

Concluimos esta serie dedicada a los micrófonos con la segunda parte del Decálogo del Micrófono. ¿Ya leíste la primera?.


6 - Ubicación
Los micrófonos tienen que estar en su soporte. Reciben el nombre de pedestales, parales o trípodes.

Los hay pequeños para las mesas del estudio o de pie para la cabina de producción.


Teniendo el micrófono en su lugar hay menos posibilidades de que se caiga, se mueva y capte mal el sonido o que haga ruidos extraños.

El caso de los reporteros y reporteras es distinto. Si acuden a una rueda de prensa pueden ir cargados con un pequeño soporte de sobremesa. Pero en la calle es complicado llevar el micrófono en un trípode, a no ser que usemos uno de jirafa (esos que se usan en las películas y que se colocan sobre la cabeza de los actores).

En el caso de tenerlo que sostener con las manos, se hace con suavidad, sin moverlo en exceso.

Un buen truco es hacerle una amplia doblez en el cable, agarrando esa parte junto al micrófono. De esta manera evitaremos tirones del cable que puedan meter ruidos en las grabaciones y dañar el conector del micrófono.



7 - Accesorios
En el trabajo de calle siempre hay que colocar en el micrófono un filtro anti-viento. Son espumas protectoras que evitan que los silbidos producidos por el viento o por el propio entrevistado a la hora de hablar se cuelen en la grabación.

En el estudio, en vez de las espumas, es mejor colocar delante de los micrófonos filtros anti-pop. Sirven para eliminar los golpes o soplidos que se producen al pronunciar las p, las b o las t.



Este accesorio es bastante costoso pero con una media panty de nylon y un trozo de madera puedes hacerte uno. En esta página te lo muestran paso a paso.

8 - Interferencias
Nunca los cables de micrófono deben estar junto a los cables de la corriente eléctrica. Estos siempre generan un campo magnético que interfiere en la señal captada por el micrófono.

Tampoco es aconsejable hacer cables muy largos, ya que son más vulnerables a las interferencias.

El uso de inalámbricos es otra fuente de ruidos. Por eso, siempre que puedas utilizar una conexión por cable en vez de una inalámbrica… ¡úsala!


9 - Acoples
El acople se produce cuando al hablar por un micrófono el sonido sale por un altavoz cercano y vuelve a ingresar en el micrófono de nuevo. Esto provoca un incómodo pitido que puede llegar a dañar el altavoz y nuestros oídos.

Como norma, nunca se debe hablar delante de los parlantes, cornetas o altavoces.

Hay emisoras que tienen parlantes para monitorear la señal dentro de la cabina de locución, pero hay que estar seguros de apagarlas cuando el locutor o locutora van a hablar.

10 - Mantenimiento
Los micrófonos también se limpian. Que sean equipos delicados no significa que de vez en cuando no les podamos dar una lavadita.

Las espumas antiviento recogen mucha saliva y después de semanas empezarán a oler feo. Se pueden enjuagar con un jabón suave de manos y agua. Asegúrate que estén bien secas antes de ponerlas nuevamente en el micrófono.

Los micrófonos que tienen rejilla desmontable facilitan el lavado. Los que la tienen fija se limpian boca abajo para que el agua no penetre. Nos podemos ayudar con un cepillo de dientes de cerdas suaves y un poco de agua. Se cepillan muy suavemente y después se dejan secar, pero no al sol directo.

Por último, es conveniente guardar los micrófonos en sus cajas cuando no se usan. Sobre todo, los de diafragma y condensador ya que son muy sensibles a la humedad.

Con estos pequeños cuidados y consejos alargarás la vida de este fiel compañero de la radio, ¡el micrófono!



No necesitas autorización para bajar los radioclips y difundirlos. Todos los derechos están compartidos